SALVE

CUATRO SALVES

La primera, por la apreciada cuna

no en tanto que la estirpe o el linaje;

más un pueblo, un país, ese paisaje

con la paz como desigual fortuna.

La segunda, ahora sí, por los mayores

que esparcieron la impronta de su estrella

plegaria para el ánima más bella

la que vadea penas y rigores.

La tercera, al mayor de los dones

dos almas que debaten su legado

inmerso cada uno en sus pasiones.

Y la cuarta a ese semblante iluminado,

melodía de todas mis canciones;

privilegio de una vida a tu lado.

No Comments

Post a Comment