paises

PAÍSES

Hay quienes dicen que entre los bárbaros no hay diferencias, que todos son la misma abominación carroñera. Esto es falso. Los portugueses cambiarán armas por mujeres. Los holandeses piden oro. Los ingleses quieren tratados.

Así pues, debéis saber que es fácil entender a los portugueses y a los holandeses, y que los ingleses son los más peligrosos. Por lo tanto, estudiad con atención a los ingleses y olvidaos de los otros.

Suzume-no-kumo

1641

 

Los países se mueven. Eso sí, cada uno a su aire, si bien resulta curioso analizar los distintos estilos. Las distintas “escuelas”. De hecho, siempre he pensado que los países son, en cierto modo, como las personas.

Verán, los hay impulsados por fuerzas centrífugas. Eso quiere decir que, para un observador externo, se puede apreciar claramente cómo la fuerza natural intrínseca que desarrolla huye del centro, proyectándose al exterior.

También hay otros impulsados por la contraria, la centrípeta, que va derechita hacia el centro por sí sola, con un ímpetu irrefrenable.

Y esas son las características principales. Luego hay subcategorías de los anteriores, como por ejemplo los países “paz mi hermano”, claramente centrípetos. Giran alrededor de ellos mismos, en un estado de contemplación que los tiene embelesados permanentemente. Luego están los países “tú que miras, mamón”, de influencia centrífuga. Ojo con estos.

Están los países bebé, del tipo “lo mío es mío y lo tuyo es mío”, o los países “niño mimado”, que tienen de todo, pero nunca es bastante, porque hacen un uso indebido de ello, echando la culpa a los demás de todos sus males. Son un poco bipolares, y suelen ser… podríamos decir “centrífupetos”. O sea, tienen un despiste importante.

Me llaman mucho la atención los países “maaaamiiii, Tete me pegóoooo”, subclase “tócame Roque, mamá, me tocó Roque”. Son primos hermanos de los “niño mimado”, y se caracterizan, ambos dos, por necesitar urgentemente un cholazo en el culo.

Pero los peores, los más sofisticados y complicados, los más peligrosos y potencialmente destructivos, son los países “no estoy de acuerdo, pero hagamos un trato”. Son incansables, nadie sabe si son centrífugos o centrípetos, nadie sabe qué quieren, dónde van, ni por qué. Son especialistas en la autocrítica y en contar cuentos. Nos cuentan todos los cuentos, y nos tienen entretenidos con ellos. Mientras tanto, manejan hilos invisibles para gobernar sobre todos los demás.

Cuidado con estos…

https://www.nature.com/news/scientists-see-opportunity-and-risks-in-catalan-independence-1.22663

 

No Comments

Post a Comment